perfil  |   rrpp  |   política  |   libro  |   links  |  contacto  |   inicio  |  
 

 

La vida en suspenso mientras los burócratas se van de vacaciones

En otro espacio, describí un hecho que me sigue sorprendiendo mucho, a pesar de haberlo visto repetirse años tras año desde que resido en España y de eso van a cumplirse 7 años.

El hecho es que en España, los meses de Julio y Agosto son los designados para el descanso estival y todo, absolutamente todo el país se va de vacaciones.

No discuto el hecho de que la gente se merezca unas vacaciones, incluso es algo que en México tendríamos que imitar, sino las consecuencias negativas que provoca para los migrantes que están esperando una respuesta de la administración española sobre su situación jurídica.

Normalmente no escribo en primera persona, pero en esta ocasión me veo afectado y por eso estas líneas.

Con el anterior gobierno del Partido Popular, los plazos para resolver trámites relativos a extranjería (permisos de trabajo, de residencia, reagrupación familiar, nacionalidad, etc.) se hicieron aún más largos, llegando a darse la aberrante situación de empujar a la ilegalidad a más de 200.000 personas, que ya habían regularizado su situación migratoria en España.

No sé si se da una situación parecida en Estados Unidos o en otro país, pero es un hecho tan grave que incluso la misma ONU u organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han denunciado al gobierno español.

Una vez en el gobierno, el Partido Socialista Obrero Español ha presentado un “plan de choque” para devolver a la legalidad a estas 200 mil personas, así como desahogar las desbordadas oficinas en donde se realizan los trámites de extranjería.

Este plan fue bien recibido, pero aún no ha sido implementado y, entonces… llegaron las vacaciones.

Es triste ver que la justicia no alcanza a todos, y que los migrantes tenemos que esperar y vivir al ritmo de las autoridades. 

Mientras otros veranean y disfrutan de un merecido descanso, nosotros los migrantes tenemos que estar preocupados porque el tiempo pasa y nuestros plazos se agotan. Mientras que los plazos para dar una respuesta a nuestros trámites son flexibles, aquellos que nos dejan fuera de la legalidad se cumplen sin rechistar.

Cuando llegué a España, me quedé sorprendido del tiempo que se toman las autoridades para decidir sobre la residencia de los migrantes en el país.  He vivido en Alemania y los EEUU, y puedo decir que, aunque en ambos casos era estudiante, la decisión es más rápida. 

En los dos países tardé apenas un día en solucionar mi situación, mientras que en España me tomó 8 meses en recibir el documento que acreditaba mi residencia legal.  Durante ese tiempo mi situación era legal, pero me imponía limitaciones como abrir una cuenta de banco o alquilar un lugar donde vivir.

Espero que el nuevo gobierno español se apresure a tomar en serio el problema de los retrasos en las oficinas de extranjería.  Creo que tienen más voluntad que las antiguas autoridades, pero ahora tienen que demostrarlo con hechos.

Por desgracia, tendremos que esperar a que pase el verano y los burócratas vuelvan de vacaciones.

En la próxima entrega hablaré, ya desde un punto de vista menos personal, sobre cómo ha cambiado la percepción de los migrantes en España, sobre todo a partir de que muchos de los que murieron en los atentados del 11 de marzo fueron personas venidas de muchas partes del mundo.  ¡Hasta entonces!

Todos los derechos reservados - Octavio Isaac Rojas Orduña.

Publicado en MX Sin Fronteras.

contacto


ELATED PageKits © 2002 ELATED.com/PageKits.com