perfil  |   rrpp  |   política  |   libro  |   links  |  contacto  |   inicio  |  
 

 

La ventana rota: Comunicación en la guerra en Irak

En el frente de batalla mediático, la ventana en la que el mundo se asoma para presenciar una guerra está rota, es un monitor fundido por las mentiras promovidas como verdades, una señal de radio distorsionada por los rumores aceptados como hechos, un papel en negro por todo aquello que se oculta premeditadamente y nunca acaba por conocerse. 

Cada vez que resuenan los estruendos de la guerra, se vive una confrontación paralela -aunque no menos truculenta- en los medios de comunicación. Una batalla en la que hay varias víctimas sin cuerpo ni sangre, pero que sí dejan una impresión indeleble en nuestra mente y en nuestra memoria. 

Estas víctimas son el derecho a la información, el libre acceso al escenario de los enfrentamientos, la oportunidad de verificar las versiones de las dos partes enfrentadas, la capacidad para difundir cualquier noticia fiable sin importar la fuente de donde provenga. 

En suma, en el frente de batalla mediático, la ventana en la que el mundo se asoma para presenciar una guerra está rota, es un monitor fundido por las mentiras promovidas como verdades, una señal de radio distorsionada por los rumores aceptados como hechos, un papel en negro por todo aquello que se oculta premeditadamente y nunca acaba por conocerse. 

Al cumplirse 12 años de la "Guerra del Golfo" y presenciando la reedición de esta conflagración con casi idénticos oponentes, conviene describir-denunciar las tácticas propagandísticas que se utilizaron y se vuelven a usar en este conflicto bélico. 


Inicios de la propaganda 

Los gobernantes, tanto los democráticos como los autoritarios, saben que necesitan el apoyo ciego de las sociedades que dirigen para emprender cualquier aventura bélica. Para lograr esto, se han servido del fervor al líder, a la nación o a los valores que representan, alimentándolo con la persuasión y el engaño a través de estudiadas estrategias y hábiles técnicas de propaganda. 

Resulta irónico que el primer gran esfuerzo propagandístico de la historia fue emprendido por un gobierno democrático y supuestamente de izquierdas, como fue el del estadounidense demócrata Woodrow Wilson, quien en abril de 1917, creó el Comité de Información Pública, encargado de promover internamente en el país la participación de los EEUU en la guerra que se libraba en Europa . 

Definida como "el intento deliberado y sistemático de configurar las percepciones, manipular las ideas y dirigir el comportamiento para lograr una respuesta" , la propaganda obtuvo su nombre de la iglesia católica, que en el siglo XVII estableció la congregatio de propaganda (la congregación para propagar la fe) . 

Su mala reputación se debe a los resultados de su propia acción, ya que ha sido utilizada para desprestigiar al adversario, tachándolo de mentiroso, traicionero, tendencioso, que desinforma y oculta intencionadamente información. 

Desde la primera guerra mundial, los bandos enfrentados en todas las guerras han dicho que cada uno posee "la verdad" y se han acusado mutua y sistemáticamente de utilizar propaganda por lograr sus fines. 

Técnicas de propaganda… ¿Tácticas de engaño? 

Repasemos rápidamente las tácticas de propaganda más comúnmente utilizadas utilizando ejemplos de la actualidad: 
1. Dar un nombre al oponente: Al llamar a una persona con palabras que tienen connotaciones negativas, se busca provocar que el público la rechace, aceptando acríticamente que el personaje vilipendiado es lo que se dice de que es. 
· Islamista = Terrorista. "El terrorista más buscado, el islamista…" 
· Diablos = Americanos. "Los americanos, esos diablos que vienen a Irak para…" 
2. Brillantes generalidades: Es lo opuesto a la técnica anterior, ya que busca la aprobación y el apoyo del público de forma acrítica, utilizando palabras que son generalmente aceptadas como positivas. 
· Los demócratas = los americanos y sus aliados. "Sólo los americanos y sus aliados, garantes de la democracia en el mundo pueden…" 
· Fuerza aliada = Fuerza contra los árabes. "Los ataques de las fuerzas aliadas, al agreder a Irak, es como si atacaran a todos los árabes del mundo" 
3. Eufemismos: Con esta técnica se busca tranquilizar, minimizar o restarle importancia a hechos y situaciones que, presentados de otra manera, causarían conmoción o rechazo entre el público. 
· Daños colaterales = muertes de civiles 
· Muerte por fuego amigo = Muerte de soldados aliados por fuego de sus propias fuerzas 
· Cortamargaritas = bomba de enorme poder destructivo que arrasa totalmente cualquier cosa en un perímetro determinado 
4. Transferencia: Se utiliza para aprovechar el papel, la autoridad o el prestigio de alguien o algo para apoyar los fines de otras personas. Apoyándose en ésto se obtiene una aceptación "razonada" del público. 
· Supuestos soldados iraquíes rindiéndose a las fuerzas anglo-americanas dócilmente frente a las cámaras de televisión de medios occidentales. 
· Restos de aviones supuestamente americanos mostrados por los medios afines al gobierno de Sadam Hussein como muestras de la próxima victoria iraquí. 
5. Testimoniales: A diferencia de la técnica anterior, en ésta se aprovecha el prestigio de alguien reconocido que apoya algo ajeno a la actividad a la que se dedica. 
· Los artistas y cantantes iraquíes cantando odas a Sadam Hussein en una Bagdad sitiada. 
· Arabes viviendo en EEUU asegurando en unos anuncios para televisión que se les respeta su cultura y su religión en su país de acogida. 
6. Personas comunes: Técnica que se utiliza para tratar de presentar a una personaje público como una persona con defectos y debilidades, de tal forma que el público lo acepte por ser "uno de ellos". 
· George Bush comiendo con los soldados que viajarán a combatir en Irak. 
7. Subir al tren: Técnica en la que se invita a sumarse a un supuesto grupo que apoya a tal o cual personaje. Aquí se aprovecha sobretodo el sentido gregario de las personas, que no quieren ser dejadas de lado y siguen a la mayoría. 
· Las llamadas de los políticos a apoyar una guerra que tiene el beneplácito de "la mayoría". 
8. Miedo: Cuando un propagandista advierte al público que todo será un desastre y un caos si no se sigue el curso de acción que propone, está utilizando el miedo para sus fines. 
· La advertencia de que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva que podía usar en contra de los americanos y/o sus aliados, como ya sucedió con los atentados del 11 de Septiembre de 2001. 
9. Falacias lógicas: Técnica en la que se manipula deliberadamente la lógica para intentar demostrar algo. 
· "Existe la posibilidad de que Irak tenga armas de destrucción masiva". "Si las tiene, puede utilizarlas". "Si Irak tiene armas de destrucción masiva y puede utilizarla, entonces debemos detenerle al precio que sea". 
10. Extrapolaciones: Sucede cuando se quiere demostrar sus tesis mediante la enumeración de ejemplos aislados o cuando se pretende establecer una tendencia de hechos fortuitos y desligados entre sí. 
· "Si Irak se convierte en una democracia con un modelo occidental, entonces en todos los países de la zona cundirá el ejemplo y se democratizarán". 

Otras dos técnicas de propaganda que cabría distinguir son : 
11. Desmentir: Técnica para crear confusión entre el público, ya que no puede confiar en que las versiones que se le presentan son verdaderas porque los oponentes se ocupan de restarse credibilidad mutua y continuamente. 
· El gobierno iraquí se encargaba de desmentir todos los señalamientos de EE.UU. sobre la posibilidad de que tuviera armas de destrucción masiva. 
12. Negar: Se trata, como su nombre lo indica, de negar u ocultar información clave sobre cuestiones primordiales para el público. 
· El gobierno iraquí negó tener armas de destrucción masiva, a pesar de los reiterados llamados de los inspectores a demostrarlo fehacientemente. 
13. Presentar mentiras por verdades: Se refiere a mentir abierta y descaradamente, llegando incluso a crear situaciones y/o hechos para desacreditar y crearle oposición al contrincante. 
· Durante la Guerra del Golfo se colocaron tanques y aeronaves falsos en posiciones que posteriormente fueron bombardeadas. El gobierno iraquí se encargó de distribuir imágenes del "chasco" estadounidense. 
· En la actual guerra, el Ministro de Información Iraquí insiste en que Bagdad sigue en poder de su gobierno, escuchándose a lo lejos los bombardeos aliados. 
14. Enmarcar la verdad: Es cuando sólo se permite el acceso a los medios de espacios restringidos, que muestran parcialmente el lugar de los hechos. 
· En el actual conflicto, grupos de periodistas occidentales son llevados y traídos en convoyes militeres a zonas civiles que, aseguran, han sido destruidas por bombas americanas. Fuera de esos viajes, las incursiones de los comunicadores están restringidas al máximo. 
15. Portavoces preparados: Como su nombre lo indica, se trata de personas que han sido preparadas anteriormente para hablar con los periodistas y que se encargan de difundir mensajes favorables a su bando y negativos sobre el oponente. 
· Es muy conocido el caso de una chica kuwaití, quien dijo haber sido testigo del asesinato de decenas de niños recién nacidos a manos del ejército iraquí. Finalmente, se descubrió que la joven era la hija del embajador de Kuwait en EE.UU., que no había estado en su país cuando se supone habían ocurrido los hechos que relataba y que las imágenes que habían distribuido a los medios como prueba era imposible asegurar en dónde se habían grabado. 

Por último, se tiene otra técnica, no de difusión, sino de manejo de la información como es la censura : Se trata de limitar la información que puede ser negativa para una de las partes, editando y eliminando aquella que sea susceptible de crear controversia y oposición entre la opinión pública. Sus defensores la admiten en aras de preservar sus intereses y, en temas de guerra, defender tanto a sus efectivos como a la población. 
· El gobierno iraquí sólo permite que se difundas las imágenes del conflicto después de haberlas revisado y aprobado. 
· El gobierno estadounidense ha solicitado a las cadenas de televisión que no difundan las imágenes de soldados americanos muertos o capturados. 
· Algunos medios americanos no han permitido a sus reporteros tener páginas web personales para narrar el conflicto desde su particular punto de vista. 

Aunque pueda sonar brutal, no hay nada tan eficaz para evitar que se difunda una noticia sino acabando físicamente con los informadores. Esto parece desprenderse de los últimos ataques a periodistas por las fuerzas norteamericanas, las cuales, en un sólo día, atacaron las sedes de Al Jazeera y Abu Dhabi TV, así como el Hotel Palestina, lugar donde residen en Bagdad los informadores de todo el mundo y donde murieron tres periodistas que cubrían la guerra para medios occidentales. 

La dinámica de los medios en tiempo de guerra 

Además de vivir enmedio del fuego cruzado de los propagandistas de uno y otro bando, los periodistas tienen que sufrir los rigores de las necesidades de los medios que los contratan y los mantienen mientras cubren el conflicto bélico. 

Si bien hay periodistas dispuestos a buscar la verdad y no a ser meros portavoces de la propaganda de los bandos en conflicto, también existe una dinámica de los medios para los que trabajan que puede ser "tiránica" y afectar la fiabilidad de las informaciones que difunden. 

Hay que imaginar la "voracidad" de los medios que trasmiten noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La otra guerra, la que se libra por la audiencia, no entiende de tiempos muertos, lo que busca es reproducir con toda prontitud la mayor cantidad de datos posibles, aunque algunas veces no ayuden a que el público entienda cabalmente lo que está ocurriendo en el terreno. 

Esto es aún más evidente en la televisión, medio que organiza el guión de sus noticieros o telediarios por consideraciones algunas veces ajenas al devenir real de los acontecimientos, como la organización de su programación, el tiempo de transmisión contratado con empresas de satélites, la necesidad de dar las mismas imágenes una y otra vez para apoyar gráficamente a noticias de última hora que encima provienen de fuentes de dudosa fiabilidad, o la obligación de ofrecer noticias de sus enviados, aunque éstos no tengan novedades del frente o sin que hayan tenido oportunidad de haber verificado las versiones de los acontecimientos que llegan a ellos y a sus centrales, que incluso pueden ser contradictorias unas con otras. 

Si a esto le sumamos el peligro real de estar en una zona de guerra y a algunos obstáculos técnicos que los periodistas enfrentan a cada momento para hacer su trabajo, las versiones que ofrecen algunas televisiones pueden ser algunas veces, cuando menos, verificables, sino llanamente falsas. 

Un ejemplo de lo anterior ha sido aceptado por Mark Damazer, subdirector de BBC News, quien aceptó que la cadena oficial británica difundió información falsa "diariamente" durante las primeras jornadas del conflicto. El exceso más notable fueron las 9 veces que se anunció la caída de Um Qasr y que nunca se produjo cuando así lo indicaron sus corresponsales y presentadores. 

Quizás la radio sufra algunos de los problemas anteriormente indicados, pero por otra parte puede cuidar un poco más lo que trasmite, debido a que puede concentrarse más en la información y menos en cuestiones técnicas, gracias a los avances tecnológicos en comunicación telefónica satelital. 

Por lo que respecta a los medios impresos, lo que pierden frente a la vitalidad de los medios electrónicos, pueden ganarlo con la capacidad del análisis y la posibilidad de incluir diversos puntos de vista de expertos que pudieran explicar los acontecimientos al público lector el devenir de los acontecimientos. Además, estos medios aprovechan sus versiones digitales para mantener actualizados sus contenidos más que sus competidores de los medios electrónicos. 

La dinámica de los medios en tiempos de guerra tiene que ser considerada como un fuerte condicionante para la difusión de la propaganda. La urgencia por mantener enterado al público de lo que sucede minuto a minuto muchas veces da lugar a la propagación de mentiras, verdades tergiversadas, versiones intoxicadas y datos manipulados. 
Periodistas militantes 

Por otro lado, resulta cuando menos llamativo que esta guerra se distinga de la anterior por la abierta parcialidad de algunos medios occidentales, que se encargan de jalear al público para apoyar una u otra causa, pasando de ser meros transmisores a emisores de propaganda. 

Si bien el gobierno iraquí controla todos los medios de comunicación en su país, con lo que difunde sólo las versiones que le interesan de los acontecimientos de la guerra, con encendidos llamados para combatir a las fuerzas extranjeras asegurando una contundente victoria. Si eso sucede en Irak, en EEUU algunos periodistas de medios conservadores no ocultan su parcialidad en el tratamiento de la información sobre las fuerzas angloamericanas. Incluso van más lejos al exigir abiertamente y sin matices que se tomen medidas tan drásticas como bombardear sedes de ministerios que, en países occidentales, tienen un corte más civil que militar. 

Con el programa de periodistas occidentales "incrustados" (embeded , en inglés) en las divisiones americanas y británicas encargadas de la ofensiva en Irak, se han visto por televisión a algunos redactores vistiendo los mismos uniformes de los soldados aliados, aunque se asegure que lo hacen para protegerse de los ataques enemigos. 

Si la verdad es una de las primeras víctimas de la guerra, en estos casos son los mismos periodistas los que están encargándose de aniquilarla con su clara toma de posición a favor de uno de los bandos en conflicto. 

Las nuevas tecnologías de la información y la guerra 

La conflagración actual es seguida puntualmente, sin descanso y en directo por millones de espectadores de todo el mundo. En la Primera Guerra del Golfo, el acceso directo a la información se limitó a un puñado de medios, mientras que el resto sólo podía repetirla sin capacidad de contrastarla debidamente. En este segundo enfrentamiento, existe un número impresionante de fuentes de las que, tanto los medios como los individuos, obtienen crónicas, fotografías y videos desde el mismo lugar del conflicto. 

Mientras que en 1991, internet era conocido y utilizado apenas por una minoría ubicada mayoritariamente en algunos países desarrollados, hoy es una herramienta de comunicación en la que gente de todo el mundo y de cualquier posición social, económica e ideológica puede obtener información. 

Pero no sólo el gran público puede recibir información de manera pasiva, sino que también puede interconectarse con otras personas para múltiples fines: intercambio de versiones de los hechos diferentes a las difundidas por los grandes medios, organización de protestas virtuales y en el mundo real, entre otras. 

Internet se ha convertido en un campo más de la guerra propagandística, con la diferencia de que este espacio del conflicto no tiene fronteras ni horarios y se expresa en todas las lenguas del planeta, llegando a millones de personas a la velocidad de un click. 

La ética y el derecho a la información, otra guerra en los medios 

Aunque el diario español "El País" indique que la actual guerra en Irak es "la mejor contada de la historia" . Los 2000 periodistas enviados a la zona no han conseguido trasmitir todo lo que hubieran podido, ya que, en la mayoría de los casos no se les ha permitido (el ministerio de información iraquí censuraba las imágenes de todos los periodistas de televisión antes de enviarlas a sus medios) o no han querido (las cadenas americanas no trasmiten imágenes de soldados aliados caídos en combate). 


Aquí se abre un debate ético sobre la regulación de los medios y el derecho a la información. ¿Sirve de algo ver la imagen de un niño muerto por las bombas? ¿El público sabrá más por ver el cráter dejado tras la explosión de un misil? ¿Aprenderemos más sobre algo por presenciar en directo el fuego de artillería? 

Quizás la cuestión resida en tener un mayor rigor a la hora de trasmitir una noticia, en no vivir presos de la actualidad, en buscar un equilibrio entre las versiones de uno y otro bando, en ser críticos y mantener distancia con quienes vociferan su propaganda. Antes que pensar en respetar la sensibilidad del público, habría que respetar su inteligencia. 
 

(Dedicado a José Couso, Taras Protsyuk, Tarek Ayud, Julio A. Parrado, Christian Liebig, Paul Moran, Terry Lloyd, Gaby Rado, Kaveh Golestan, Michael Kelly y David Bloom, periodistas muertos en la Guerra en Irak hasta el 8 de Abril de 2003). 
 

Referencia bibliográfica y webliográfica 
AARON, A. Propaganda Critic.com 9 de enero de 2003. 
WILCOX, D. L. et al. Relaciones Públicas: Estrategias y Tácticas. Ed. Pearson Educación. Madrid, 2001. 6a edición. 
DefenseLink.mil 26 de diciembre de 2002. 
Adlatina.com 3 de marzo de 2003. 
Prados, Luis y Altares, Guillermo, "La guerra mejor contada de la historia", El País Domingo. 6 de abril de 2003. 

 

Todos los derechos reservados - Octavio Isaac Rojas Orduña.

Colaboración para RedRRPP.com.ar.

contacto


ELATED PageKits © 2002 ELATED.com/PageKits.com